Conectarse

Recuperar mi contraseña

Si no te gusta ninguno de nuestros personajes prediseñados echa un vistazo a las búsquedas de nuestros usuarios más activos.

# Looking for my Trío de Ases {0/3}

#
Los hermosos pilares de mi vida {0/2}

#
MY NANIES. <3 [1/3]
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 44 el Lun 11 Abr 2016, 07:10.

Últimos temas
» Registro de apellido.~
Lun 25 Mayo 2015, 18:45 por Harmony M. Delacroix

» Registro de Grupo y rango
Miér 06 Mar 2013, 12:31 por Invitado

» Casting Helena
Mar 26 Feb 2013, 13:11 por Invitado

» Registro de Nombre
Miér 13 Feb 2013, 21:32 por Invitado

» Registro de Avatar
Miér 13 Feb 2013, 21:18 por Invitado

» Casting Kristal J. Meyers
Miér 13 Feb 2013, 17:51 por Invitado

» Casting para Katrina Skovalov
Jue 31 Ene 2013, 00:22 por Dimitri A. Vanderbilt

» ¿El deber o el placer? e ahi el dilema
Lun 28 Ene 2013, 12:55 por Invitado

»  Casting de Natalie A. Williams
Dom 27 Ene 2013, 20:16 por Dimitri A. Vanderbilt

» Casting Jacqueline N. Leblanc.
Sáb 26 Ene 2013, 10:43 por Invitado

»  # ~ Bryan Charles Williams Thompson ~ #
Sáb 19 Ene 2013, 19:12 por Invitado

» - Maureen Crystal Greenwood ID
Mar 15 Ene 2013, 23:35 por Invitado

» Datos de afiliación
Sáb 12 Ene 2013, 23:47 por Invitado


Casting Jacqueline N. Leblanc.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Casting Jacqueline N. Leblanc.

Mensaje por Invitado el Sáb 26 Ene 2013, 07:12

La noche caía con ese manto de misterio que solo las sombras traían, la ciudad no solía dormir mucho menos en fin de semana. Era viernes y todos los locales estaban a reventar, en su mayoría eran locales donde se ofrecían cosas comunes, donde entraba gente común con vidas de lo más normales, o al menos eso aparentaba. Solo ellos saben lo que llevan dentro, todo mundo lleva una máscara tras la cual esconden su verdadera esencia, el espíritu de muchos que debía ser contenido por las reglas de la sociedad, por seguridad propia y de los suyos, o por simple estrategia. Hacia unos días que había regresado a la ciudad luego de un largo viaje, necesitaba vacaciones, despejarme y comenzar a organizar mis ideas, el gobierno estaba metido en todos nuestros problemas, intentaba dar con el clavo de qué había fallado exactamente, noches en vela planeando, pensando y claro, localizando puntos con los cuales estuviera segura de “negociar” por las buenas o las malas, la corrupción nunca ha sido un secreto para nadie, sin embargo muchos de los qué nos habían cubierto las espaldas habían sido descubiertos, tuvimos qué encargarnos de ellos. Me inquietaba pensar en qué Bryan decidiera dejarme fuera o si quiera dudara de mi trabajo, todo empezaba a ponerse peligroso, la trata de blancas y el trafico de drogas al menos del sur se había puesto peligroso, de México no nos pasaba la misma cantidad ni de drogas ni de mujeres, nuestros pedidos eran muchos y empezábamos a quedarnos cortos, mi pequeña Natalie me preocupaba aún más, intentaba mantenerla fuera de todo pero… era complicado qué no me notara.

Tenia algunas deudas y mucha mercancía recién producida almacenada, varada en la frontera de Tecate en Baja california esperando luz verde para ser embarcadas , ya muchos recursos estaban vistos para transportar cocaína, ya que por su composición química es fácil mezclarla con otros materiales y luego a altas temperaturas recuperarla. Más de dos toneladas esperando a ser mezcladas con perfumes de alta calidad directamente importados desde Francia, un rodeo costoso pero valía la pena. Odiaba el tener que usar a las mujeres qué serían nuestras esclavas como Mulas, eso las dañaba demasiado y era mucho riesgo, para que la transportaran, es fácil de descubrirse. Salí del hotel donde me hospedaría hasta saber si tenía posibilidades de conseguir lo qué quería, encontrar y corromper a uno de los miembros de seguridad nacional ubicado en la frontera con Ciudad Juárez, de serme posible persuadirlo, él nos ayudaría además a seguir la mercancía hasta su destino final, lo importante era asegurar el negocio y las ganancias claro está. No confiaba en desconocidos pero un contacto me dijo qué era de fiar, un autentico perro capaz de vender a su madre por un buen negocio, me habían mostrado un par de fotografías, era además atractivo, lo mandé investigar, practicaba box, era hábil con las armas, un cabrón cuyos intereses eran, tanto o igual de fuertes como los míos, el poder. Mientras conducía encendí la radio parando en “faster kill de Paul Oakenfold y Brittany Murphy” tenía una rara fascinación por esa canción, me era imposible no imaginar una escena de bondage o mejor aún, un sadomaso con…. Moví la cabeza teniendo qué frenar en seco pues estuve a punto de pasarme un alto. Tras unos minutos de conducir llegué a un famoso restaurante, pagué para qué toda un ala del local fuera cerrada para la reunión, no era tonta y llevaba conmigo una grabadora y mí siempre bien cargada Beretta 9mm. Uno de mis contactos me había arreglado un encuentro con él, no quería llegar tarde aun que nunca lo hacía, hasta a mi muerte sería la primera en llegar, o al menos eso decían mis abuelos. Dejé el auto con el ballet, me adentré al lugar el cadenero de inmediato me dejó pasar a regañadientes y maldiciones de muchos que llevaban horas esperando para entrar.

Mis pasos eran firmes y serenos, fuertes y sugerentes como los de un jaguar al acecho, traía puesto un entallado vestido negro que hacia resaltar mis curvas, el cabello algo desordenado pero bien cepillado, un maquillaje discreto que acentuaba mis ojos, y un pequeño escote que mostraba un poco más de lo políticamente correcto. Tacones altos en negro y un perfume con notas frutales remataban mi presentación. Uno de los camareros sin que yo le dijese nada me indicó el privado donde esperaría al próximo “socio” por llamarlo de alguna forma, saqué mi celular y de este envié un mensaje a Bryan… me encendía solo de pensar en él, odiaba eso en mi pero prefería ignorar la emotividad al menos por el momento, le avisé qué había llegado y esperaba al nuevo contacto. El camarero me sirvió un poco de tequila mientras yo escuchaba la música perdiéndome en aquel ambiente, viendo como era que casi todos desconocían la verdadera naturaleza de los otros.

Me recargué en el respaldo de la silla, saqué un cigarrillo de la cigarrera de mi bolsa, bebí lentamente el tequila qué el mesero me trajo, tras apenas dos minutos lo vi entrar, un hombre de al menos 1.90 de altura, fornido, con cara de pocos amigos, arrogante y de porte, debía aceptar qué si me lo encontraba en la calle no pensaría en robarle el lugar para estacionarse. Sonreí para mí misma, estaba satisfecha pues sí no resultaba al menos tendría a un buen enemigo al frente, lo vi acercarse colocándose frente a mí, sacó la silla y fijando sus oscuros ojos en los míos negó –Una mujer… al menos eres bonita, pensé qué enviarían a alguien más impresionante, no me das miedo al menos físicamente… como sea, habla rápido.- me dijo sin más, sacó un puro y un zippo encendiéndolo, el aroma de este empezó a embriagarme mezclándose con el aroma a tabaco y a tequila por mi parte. –Ignoraré tus… frases solo por, cordialidad y diplomacia.- dije dándole una calada al cigarro sin dejar de verle a los ojos –Simple, necesito ayuda para pasar un par de toneladas y alrededor de quince mujeres, están varadas en la frontera, no hay problema por el dinero, como lo hagas es tu problema, pero debes asegurarnos qué no serán decomisados ni mucho menos, tú pones el precio, pero debes comprender qué estarías cerrando tratos con el diablo, creo que eso está de más decirlo pero lo hago por protocolo, solo será que nos digas cuando la seguridad este baja y, nosotros nos encargamos del resto, nos das los avisos y los tiempos durante el trayecto, la mitad cuando cerremos el trato y la otra cuando llegue a su destino.- expresé para luego beberme de un solo trago el tequila frente a él –Eres divorciado, tienes dos hijas, una de ellas va a la secundaria y la otra está en quinto grado, tu ex esposa trabaja como asistente de la fiscalía.- dije de forma amenazante. –Interesante, creo que por eso no funcionó lo suyo… oh no espere, fue por qué usted la engañó con la maestra de una de sus hijas, con la cajera del banco, con su secretaria y con la propia hermana.- dije sonriendo de medio lado, sus pupilas se dilataron más no se vio sorprendido, se abrió un poco el saco al acomodarse en la silla dejándome ver su arma, arqueé la ceja derecha y abrí mi bolso mostrándole mi Beretta, la tensión podía sentirse, los meseros ni siquiera nos miraban…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Casting Jacqueline N. Leblanc.

Mensaje por Invitado el Sáb 26 Ene 2013, 10:43

CASTING VÁLIDO
El personaje de Jacqueline Leblanc es tuyo, haz la ficha y sus correspondientes registros. Tienes 72 horas máximas pero trata de hacerlo cuanto más pronto mejor. Si tienes alguna duda acerca del personaje mándame un Mp y te responderé lo más rápido que pueda. Si pasados los 3 días no completas ficha el personaje será liberado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.